sábado, 3 de diciembre de 2016

Dwayne Johnson, el hombre más sexy, según la revista People





Llegado el mes de noviembre, la revista People nos descubre quién es el hombre más sexy del año. Siempre a su juicio, claro está, que no tiene por qué coincidir con el mío, como es el caso de ese armario ropero llamado Dwayne  Johnson. 

Tiene un cuerpazo, no cabe duda, pero a mí no me altera la hormona. No obstante, por las veces que lo he visto en El hormiguero, es un tipo que me cae bien, con gran sentido del humor y del espectáculo.

jueves, 1 de diciembre de 2016

Maison Close


Sinopsis:
París, 1871. En un burdel de lujo, tres mujeres intentan escapar de la esclavitud impuesta por los hombres. La más joven, Rose, llega a París en busca de su madre, ex prostituta, y es reclutada a la fuerza en "El Paraíso". Vera, por su parte, tiene treinta y cinco años y sabe que el final de su carrera como prostituta está cerca. Todas sus expectativas están puestas en el barón Du Plessis, su principal cliente y el único que puede ayudarla a canjear su deuda. Hortense, por último, es la madame de "El Paraíso". Debe cuidar de sus protegidas y resistir la presión de un proxeneta que le reclama las ganancias.



Más de una vez os he comentado que procuro ver producciones en francés para practicar el idioma, así que me puse a ver esta serie sobre un prostíbulo parisino en el siglo XIX. Debí haberme limitado a la primera temporada porque la segunda flojeó, tanto que se ha cancelado.

Por el argumento, no extraña que contenga muchas escenas de sexo, aunque tienen poco de eróticas (al menos para mí) ya que se trata de transacciones comerciales donde las pobres mujeres viven casi esclavizadas sin otra cosa que sus cuerpos. Así y todo, eran unas privilegiadas en su oficio pues trabajaban en una casa y no en las calles.

He aprendido unas cuantas palabras de argot referidas a sexo y genitales, palabras que no tardaré en olvidar porque está claro que no las voy a emplear en clase.


Lolita se desnuda para luchar contra el sida




Hoy 1 de diciembre se celebra el día mundial contra el Sida, una enfermedad que registra 3.000 nuevos casos al año en España. Con el objetivo de concienciar a la sociedad española de no bajar la guardia ante el VIH y a las instituciones de invertir más para conseguir por fin una vacuna, Lolita, que está estupenda a sus 58 años, posa sin ropa para el objetivo del fotógrafo Joan Crisol. Sigue así los pasos de Marta Sánchez, desnuda contra el cáncer.



Jack Reacher: nunca mires atrás





Sinopsis:
Jack Reacher regresa a su antigua base militar en Virginia. Allí descubrirá que Susan Turner, la mujer que lo ha reemplazado como líder de su unidad, ha sido arrestada por espionaje. Pero Reacher sospecha que algo no encaja, por lo que el exmilitar acaba huyendo de la ley junto a ella mientras intenta dar con los verdaderos culpables, a la vez que investiga crímenes ocurridos en extrañas circunstancias.
Su objetivo entonces será descubrir la verdad de lo que está pasando, pero para lograrlo tendrá que emplearse duramente por partida doble, luchando para salvaguardar su nombre y para seguir con vida.


La semana antes de caer enferma fuimos al cine a ver esta película, secuela de esta de hace tres años que –cosa rara en mí- no había vuelto a ver. Casi podría copiar lo que entonces escribí, con la diferencia de que la presente la he encontrado más floja. Aparte de las escenas de acción, de las que cuesta creer que un hombre se recupere de semejantes carreras (véase esta recopilación) y palizones tan fresco, pretende centrarse en los personajes, lo que sería de alabar de no ser porque no acaba de acertar en el enfoque.
Se ve que Tom Cruise tiene mucho cariño al personaje porque es el productor de la cinta. Si no acompaña la taquilla, dudo que le otorgue una tercera oportunidad.


Hospitalizada





Como os avancé en la entrada anterior, hace unos días tuve una recaída a raíz de un catarro. Mi médica de cabecera me recetó un antibiótico pero no mejoraba. Al contrario, me ponía cada vez peor así que la madrugada del 17 al 18 de noviembre me desperté porque me faltaba aire y le pedí a Pedro que se vistiera para llevarme a urgencias. No quería que se repitiera el mismo episodio del año pasado. En el centro de salud de aquí me pusieron oxígeno y otra medicación. Mejoré pero ligeramente, de manera que el médico llamó a una ambulancia para que me llevase al Hospital General de Alicante. En un box de allí, entre pruebas y más pruebas, me pasé todo el viernes 18, que para más inri era el aniversario de relación con Pedro, nada menos que 16 años. Por la noche me ingresaron en una habitación y el fin de semana continuaron los análisis. Al fin el lunes llegó el neumólogo que me conoce y  me puso un tratamiento más adecuado. La hospitalización, que tendría que haber terminado en unos tres o cuatro días, se prolongó hasta este lunes 28. 

Los que habéis estado hospitalizados sabréis lo dura que es la vida en una habitación que parece la celda de una cárcel. Si no mata la la enfermedad, mata el aburrimiento, por no hablar de la cantidad de pinchazos, sueros, inhaladores, pastillas,… Y lo pésimo de las comidas que se sirven: quizás no sean tan malas pero con la enfermedad no le hallaba el sabor a nada. Me llevé el ordenador para poder leer o ver alguna peli pero los primeros días me pusieron una máscara tan grande que impedía usarla con gafas, de manera que no veía ni torta. Al cabo de unos días me cambiaron esta máscara por la que yo uso, que por cierto tuve que traérmela desde casa porque no tenían. Y ya podía ver la televisión. Pero, amigos, primero había que pagar, lo que me parece una vergüenza tremenda. La televisión es un medio de pasar mínimamente entretenidas las horas eternas que se hacen en el hospital. 

Entre lo mal que me sentía y lo horrible de la cama, estrecha y dura, tan diferente a la mía propia, las noches eran una tortura también. De todas maneras no lo pasé tan mal como la vez anterior. O sea, que debería dar más las gracias lugar de quejarme tanto.

Me encuentro bastante mejor, qué duda cabe, pero tengo las secuelas de una afonía muy fuerte que me impide trabajar, así que estoy de baja, con el subsiguiente perjuicio económico para mi bolsillo.  Por si las desventuras no fueran pocas, hay que añadir que este año me he quedado sin el tradicional fin de semana en Madrid acompañando a las Amas de Casa. Ya tenía animada a  Carolina para coincidir como en años anteriores y asistir a alguna representación teatral. Podéis decirme que otra vez será, que lo importante es la salud, no os lo discuto, pero el disgusto tampoco me lo quita nadie. Tras esta dosis de autocompasión, os dejo deseándoos lo mejor en este diciembre que acaba de empezar.