viernes, 31 de julio de 2009

G-FORCE O FUERZA G


Los estudios Disney cometieron un error ( como siempre ) porque usualmente hacen dos producciones al año y una les queda bien y otra no tan bien. Ejemplo de ello es "G-Force" ( o "Fuerza G", así llamada en México), una película sobre roedores que de día son mascotas inocentes y de noche agentes especiales de la CIA o algo así. No es nada recomendable, bueno, para niños muy niños sí ( yo como padre de dos tengo que aventarme todos esos estrenos aunque me duerma constantemente en los cines). Lo salvable en idioma inglés sería la voz de Penélope Cruz, pero en el doblaje lo hacen en cada país y las voces cambian.

miércoles, 29 de julio de 2009

Cyborg famosos


Worth1000 es la zona de encuentro de todos los locos del Photoshop que no paran de montar de concursos y lanzar retos. El último ha sido tunear a famosos como si fueran cyborgs en plan Terminator. Cientos de artistas se han lanzado al ruedo y han dejado sus obras, de las que os muestro aquí unas cuantas. Algunas son peores y otras mejores. De arriba abajo: Cameron Díaz, Tom Cruise, su mujer Katie Holmes y su ex Nicole Kidman. Hay muchos más ejemplos en http://www.poprosa.com/galeria/famosos-cyborgs/1
¿Cuáles os gustan más?

















Peques famosos




Adivina, adivinanza.

Os propongo un entretenimiento para que os distraigáis de los calores: ¿quiénes son estos pequeños? Por supuesto, son famosos.
Para daros pistas: hay una cantante inglesa, un actor de Hollywood, un deportista español, una reina del corazón y una cantante y actriz española.
A ver quién los acierta…









martes, 28 de julio de 2009

Y de repente fue ayer


Sinopsis:

Y de repente fue ayer es la historia de dos, Óvalo y Efraín, que verán cómo un huracán une sus destinos y les lleva a transitar por Cuba, país que con el tiempo aprenderán a dominar usando diversos métodos. El carismático Óvalo lo logrará mediante la revolución política. El desgarbado Efraín se encargará de llevar a cabo una revolución, tal vez, más poderosa: la creación de un nuevo género, la telenovela. Y aunque Aurora no es la única mujer que les une, su enigmática presencia marcará una constante en la vida de los dos hombres. Una vez más, Boris Izaguirre describe con maestría una historia de amor donde la realidad juega el papel del desengaño.
Boris en estado puro. Una novela emocional de grandes pasiones. Una atmósfera fantástica con situaciones increíbles. La historia de un personaje de éxito al que el pasado le pasa factura. La esperada nueva novela de Boris Izaguirre, el mejor finalista del Premio Planeta de la historia, con más de 250.000 ejemplares vendidos.


Precisamente de la biblioteca de San Vicente tomé prestada esta novela, con el reclamo de estar escrita por el sin par Boris Izaguirre. Supongo que por tratarse de él esperaba otro tipo de narración que no es la que he encontrado. Mea culpa, pues, por empezar un libro con ciertas expectativas y quizás prejuicios.


El argumento, que en sí es interesante, se complica a lo largo de toda la novela al descubrirnos situaciones terribles que viven los protagonistas en su niñez, escenas en que huye de la sordidez, lo que es de agradecer. Sin embargo, la narración no es fluida, el lenguaje es rebuscado, las frases se alargan enormemente en diálogos enrevesados donde parece que quiera demostrar su maestría de escritor, que no dudo que pueda serlo algún día. Da la sensación de que el autor tiene pretensiones que no llega a cumplir y para ello se empeñase en emplear demasiada cantidad de florituras y figuras literarias que no hacen sino embrollar la narración.


Además, para mí el gran narrador sobre esa Cuba es Guillermo Cabrera Infante, así que cualquier otro intento está abocado al fracaso.

Cómo cambian los políticos


La biblioteca de San Vicente



En mis últimas visitas a la biblioteca de Agost para tomar prestado un libro con el que entretener mi ocio estival, me había vuelto de vacío. Es evidente que ni de lejos habré leído una mínima parte de los libros que contiene. No obstante, no encontraba nada que me llamase la atención. Teniendo en cuenta que las novedades superventas tardan tantos meses en llegar que ya han perdido actualidad, se me ocurrió hacerme el carné de la biblioteca de San Vicente.

Albergada en un edificio nuevo muy vistoso, en el exterior decorado con palabras, a las estanterías se accede por una amplia y suave rampa de caracol. Dispone una zona de lectura infantil y otra de ordenadores con acceso a internet, además de que está totalmente informatizada. Una envidia de instalaciones, vaya. Por si fuera poco, el personal que allí trabaja es amable y servicial y conoce su oficio.
Según nos dijeron, cuenta con un fondo de más de 37.000 documentos, de los cuales, cerca de 34.000 son libros, 1.500 documentos sonoros, 1.300 audiovisuales (películas y documentales) y cerca de 300 documentos electrónicos (CD-Roms de diferentes materias). Para disponer del préstamo del fondo documental de la biblioteca había que ser usuario de la Red de Lectura Pública Valenciana: para ello sólo fue necesario aportar una fotografía en color tamaño carnet y rellenar un formulario con los datos personales. Me extrañó que no cotejasen el DNI, demasiada buena fe tienen: cualquiera podría haber proporcionado datos falsos, quedarse con los tres libros del préstamo sin volver a aparecer por allí.
Aunque las novedades superventas están tan solicitadas que es difícil encontrarlas disponibles, tiene muchos otros libros que me apetece leer y que ya iré comentando.

Los 25 besos más apasionados de la gran pantalla (5ª y última parte)

Piratas del Caribe
En Piratas del Caribe: La Maldición de la Perla Negra Keira Knightley y Orlando Bloom nos regalan un beso lleno de romanticismo decimonónico con mar de fondo.
Pretty Woman
Aquí tenemos a Richard Gere y a Julia Roberts en la escena final de Pretty Woman, el tierno cuento de Cenicienta adaptado a una prostituta que llegaría a ser el paradigma del éxito comercial del cine moderno.


Romeo y Julieta
De nuevo Leonardo DiCaprio encandiló a muchos y a muchas con esta moderna versión del clásico de Shakespeare, Romeo y Julieta. Escena de la fiesta de disfraces donde DiCaprio y Claire Danes se declaran.
Spiderman
Tobey Maguire le demostró a Kirsten Dunst en Spiderman que un superhéroe también es capaz de besar boca abajo, aunque se le baje la sangre a la cabeza. La postura, unida a la lluvia, hace de éste un beso muy recordado.
Titanic
En 1997, Leonardo DiCaprio enamoró a las féminas de todo el mundo, con su papel de Jack Dawson en Titanic. Gran parte de culpa la tuvo esta escena del beso en la proa del mítico barco.

LO QUE HACE LA FALTA DE DINERO




La situación económica mundial no ha dejado de lado a México tampoco, pero lo peor del caso es que la gente ha llegado a tal psicosis que existen pueblos en los que las personas acuden a lugares que les brinden una esperanza de que su situación va a mejorar. Están acudiendo a remedios como imágenes, ungüentos, bebidas y no se que tantan cosas raras como una especie de limpias para atraer la buena suerte. Yo creo que éso es cosa de ignorancia, si, la situación está muy difícil para todos, pero hay que ponerse las pilas y hacer todo lo que esté en nuestras manos para economizar y salir adelante. Después de tocar fondo no queda mas que salir a flote.

LAS CUMPLEAÑERAS




Mis hijas Vivi y Lu son de julio, una ha cumplido 11 y la otra 5 añitos. No hemos hecho la gran fiesta, acostumbramos partir el pastel con sus primos y primas, tíos y tías y por supuesto sus abuelos. Vivi es del 9 de julio y Lu es del 26 del mismo.

Font de Mora 3ª parte

El señor Fountain of Blackberry (y Camps como Jefe Supremo de la tribu) son lo más cabezón que podamos imaginar. Nada. No hay manera. El tribunal Superior de Justícia ha declarado nula de pleno derecho la imposición de EpC en inglés. Pues ellos como si nada.
El conseller admitió que la adjudicación de plazas de EpC en inglés prevista para este viernes no podía llevarse a cabo, pero se limitó a "aplazarla a principios de septiembre", convencido de que aunque el TSJ presupone que debe haber una petición previa de los centros para dar la asignatura en inglés "nosotros entendemos que no tiene por qué ser siempre así", dijo.
También volvió a echar mano de las victorias electorales del PP para insistir en su política educativa: "Estamos respaldados por una amplia mayoría social y tenemos el derecho a que esta política siga adelante", puntualizó.
Pues eso, como tienen amplia mayoría social no voy a hacer ni una huelga más por este tema. Lo siento, a mí no me quitan más dinero por hacer huelga por eso. Me pliego a sus deseos. Este año no doy sólo catalán, voy a impartir un Programa de Diversificación Curricular: si el conseller quiere que imparta geografía, o historia, o literatura en inglés, os digo que yo lo imparto, lo digo en serio.

lunes, 27 de julio de 2009

Enhorabuena a las campeonas de natación sincronizada

Ya que Mari Pau os hablaba del triunfo de Contador en el Tour, no quiero dejar de recordar a nuestras sirenas.
El equipo español de natación sincronizada ha ganado la medalla de oro en los Campeonatos Mundiales de Natación en el Foro Itálico de Roma por primera vez en la categoría de equipos, más otras seis medallas de plata. Se fueron con un brillante botín que, sin embargo, contrasta con el resquemor por la forma de valorar de los jueces. «Han sido nuestro principal enemigo aquí», revelaba Gemma Mengual, quien añade otra página memorable a su palmarés después de este Mundial.
Esta gran noticia para el deporte español sólo se encuentra en las webs de periódicos nacionales después de mucho buscar: como siempre lo que prima es el fútbol.
Mi poco respeto al fútbol y a los medios de comunicación que lo elevan a la categoría de fanática secta y mi aprecio y enhorabuena al equipo español de natación sincronizada.

Millennium 1: Los hombres que no amaban a las mujeres


Sinopsis:
Hace 40 años, Harriet Vanger desapareció de una reunión familiar en la isla que pertenece y es habitada por el poderoso clan Vanger. Su cuerpo nunca se encontró, sin embargo su tío está convencido de que fue asesinada y de que el asesino es un miembro de su propia familia, una familia unida y a la vez disfuncional. Contrata entonces a Mikael Blomkvist, periodista caído en desgracia y a la tatuado y salvaje hacker informática Lisbeth Salander para investigar el caso.
Será cuando la pareja relaciona la desaparición con un número de grotescos asesinatos de hace cuarenta años, cuando comiencen a desentrañar una oscura y horrible historia familiar. Pero los Vanger son una familia reservada, y Blomkvist y Salander están a punto de averiguar lo lejos que están dispuestos a llegar para protegerse.


Hace unos meses os comentaba cuánto me había fascinado esta novela, así que me llamaba la atención ver su versión cinematográfica. Puesto que no me la habían prestado bajada de la red ni tampoco iban a proyectarla en el cine La Esperanza, no me quedó más remedio que ir a unos multicines convencionales. El grave error por mi parte fue no acordarme de que en verano ponen el aire acondicionado tan fuerte que se te congelan hasta las ideas y que es conveniente llevar una chaqueta, cosa que se me olvidó. Espero tenerlo presente el verano próximo.


A lo que iba: a priori, se trataba de un libro de difícil adaptación no sólo por su extensión sino por la inmensa cantidad de datos que aporta sobre los protagonistas propiamente dichos y, sobre todo, sobre la familia que investigan. La criba y las tijeras eran inevitables; aun así, creo que no dañan a la posible pérdida de claridad del argumento: al revés, lo simplifica y enfoca sin distraer. Las escenas más sórdidas están cuidadosamente tratadas: no puede desaparecer la violencia (se desvirtuaría el espíritu de la novela) pero tampoco se encarniza gratuitamente. Otro acierto es que los actores, suecos, sean desconocidos para el gran público, lo que ayuda a centrarse en los personajes, sin tener que ver a fulanito o a menganita haciendo de tal o cual entre los que destaca la genial recreación de Lisbeth.

En suma, unos de esos raros casos en que la película no me ha decepcionado respecto al libro.

Te envío las compras. Camps: cinco trajes a 950=4.750 euros"

Nuevos correos electrónicos de la red de Correa acreditan el supuesto cohecho

Nuevos documentos incorporados al sumario del caso Gürtel en Valencia apuntalan que el presidente, Francisco Camps; el secretario general del PP regional, Ricardo Costa; el ex vicepresiente Víctor Campos; el ex asesor de Turismo Rafael Betoret y el director de la televisión autonómica, Pedro García, recibieron regalos de la trama corrupta. Los cuatro primeros están imputados por cohecho.

Uno de esos correos electrónicos, incorporado el sumario que se instruye en el Tribunal Superior de Valencia, recoge el siguiente mensaje enviado desde la dirección de Pablo Crespo (pablogerencia@fcsgrupo.com) a la dirección de Álvaro Pérez: "Te envío la relación de compras de la Comunidad Valenciana":"Cinco trajes a 950=4.750; 1 zapatos = 274,50; 1 zapatos = 184,50: 1 zapatos = 184.50; total: 5.392,50".

Esta claro que Camps no ha pagado sus trajes como él ha repetido constantemente. Ha mentido. Si hubiera dicho desde el principio que eran un regalo a cambio de... nada... sólo por ser un presidente de la generalitat, hubiera quedado mejor ;las personas que ponemos en tela de juicio a los políticos, sean del partido que sean, no lo hubieramos creído, pero no se hubiera podido demostrar nada. Ahora la señora Rita Barberà intenta seguir ese hilo de defensa: que todos los políticos reciben regalos por nada. Lo siento, Barberà, ahora es tarde: Camps ya ha mentido, ya ha dicho que se los pagó él.










Alberto Contador gana el Tour


Me gusta el ciclismo y me encanta Alberto Contador. Me cae muy bien, lo veo un chico muy accesible, un poco tímido y muy buena persona. Me encanta que haya ganado el Tour teniendo como rival a Amstrong. Amstrong hizo historia con sus siete tours ganados, qué necesidad tenía de volver? Está claro que volvía para ganar otra vez y convertirse en más leyenda... pues lo siento chico, pero Contador ahora te ha ganado la partida... Se rumorea que le ha sentado fatal que los jóvenes, como es natural, se vayan abriendo paso: le sentó muy mal que Contador atacara un día que estaba muy fuerte porque según dice él no respetó Contador la disciplina del equipo...qué tontería, Contador iba también igual que él a ganar... muy bien Contador! Amstrong, deja paso a la juventud, no seas egoísta...

viernes, 24 de julio de 2009

Lucianna, pintora




Ya para finalizar el ciclo escolar del jardín de niños donde asiste mi hija Lucianna, hubo un concurso de pintura al óleo y como verán Lu ganó uno d elos primeros lugares. Su tema fué "La familia", lo gracioso del proyecto es que cuando le preguntaron si en la pintura aparecía toda su familia ella respondió que si, pero que solo aparecían sus papás, pues ella y su hermana Vivi estaban dentro de la casa, !qué ocurrente niña¡

Cresol


Enmarcada en las actividades del Julio Cultural organizado por mi ayuntamiento, asistí a una representación de bailes folclóricos a cargo del Grupo de Danzas Cresol, de Alicante, nacida con los objetivos de recuperar, conservar y difundir las músicas, bailes y ropa popular de nuestra provincia y de la Comunidad Valenciana. Fruto de su trabajo, la mayor parte de las melodías y los bailes recopilados se refieren a comarcas de la provincia de Alicante. Cresol adoptó para sus actuaciones las indumentarias propias de los siglos XVIII y XIX y en este sentido ha orientado sus investigaciones tanto respecto a la ropa tradicional como a los objetos diversos y ornamentos que le acompañan. Unos componentes tocaban instrumentos de la época como bandurrias y guitarras, dos cantaban y el resto bailaba. La tercera edad estaba encantada con las melodías, letras y danzas de su primera juventud o que habían conocido de sus padres.
Lo que me llevó a la siguiente reflexión: si dentro de doscientos años un grupo folclórico quisiera recrear los bailes de nuestra época, ¿cuáles serían? ¿Los Pajaritos, la Macarena, la Bomba, el Aserejé, el Coyote, la Mayonesa, el Chiki-chiki,…? Menuda herencia estamos dejando a generaciones posteriores.

Good


Sinopsis:
John Halder, un hombre bueno y honrado con problemas personales, es profesor de literatura en la Alemania de los años 30 y publica una novela en la que explora sus circunstancias familiares y defiende la eutanasia. Varios políticos usan el libro para apoyar la propaganda gubernamental, y la carrera de Halder como escritor despega gracias a una optimista corriente de nacionalismo y prosperidad. Pero este cambio de suerte le hace tomar decisiones aparentemente sin importancia, pero con devastadoras consecuencias para las personas que le rodean.


Está protagonizada por Viggo Mortensen (muy atractivo a sus casi 51 años), que interpreta un personaje totalmente diferente a los que nos tiene acostumbrados. Good es una película sobre un escritor de Universidad que ve cómo sus ideas sobre la eutanasia son utilizadas como propaganda del régimen nazi. Nos muestra algo que siempre me había preguntado: cómo hombres buenos –de ahí el título, que no sé por qué dejan en inglés- e inteligentes se vieron atrapados en una espiral de acontecimientos provocada por la ascensión al poder del nazismo. Aparte de que no vieron venir el desenlace, nunca imaginaron que aquella base política desembocara en tal ignominia histórica. La película es un reflejo de aquellas buenas personas que se vieron envueltas en la vorágine política de la Alemania de mitad de siglo. No es una cinta perfecta pero sobresale de la mediocridad comercial que invade las pantallas.

¿Hay alguien ahí fuera?


Sinopsis:
Ana es la responsable de prensa de una prestigiosa marca de cosméticos, pero tras sufrir un accidente en el que muere su esposo y ella resulta gravemente herida, decide dejarlo todo y volver a casa de sus padres en Dublín. El reencuentro con su increíble familia, el contacto con el mundo del espiritismo y la descripción del ambiente publicitario neoyorquino configuran las líneas maestras de esta agridulce comedia que, a pesar de abordar un tema tan duro como la muerte de un ser querido, está cargada de vitalidad, humor y personajes inolvidables.

¿Os he dicho alguna vez que me encanta Marian Keyes? Me parece la mejor en el género de chick-lit o literatura para chicas. Después de leer Sushi para principiantes y Por los pelos, que me parecieron divertidas historias para una lectura refrescante, pasé a esta novela que me sorprendió porque, además, toca temas importantes de una manera sincera y espontánea, sin dramatismos innecesarios.


Las de Marian Keyes son novelas románticas (para qué negarlo) pero muy alejadas del tópico, -para entendernos, muy distantes de una novela de Corín Tellado-. En ellas hay amor -claro-, dulzura, superación y mucho humor. Sin ir más lejos, con ¿Hay alguien ahí fuera? me he desternillado. Los diálogos son geniales y los personajes son tan excéntricos y fuera de lo común que te lo pasas pipa con ellos. También lloras un poco. Con sus nada convencionales historias descubres que, en esta vida, hay personas normales que sufren, que tienen trabajos horribles, que malviven, pero que se superan, que vuelven a retomar los hilos de su vida y que, al final, son felices.

jueves, 23 de julio de 2009

Un fuego incontrolado arrasa 200 hectáreas en La Vall d'Alcalà

El fuerte viento y las altas temperaturas avivaron la intensidad de las llamas

Un incendio ha arrasado en sus primeras horas de actividad unas 200 hectáreas de cultivos y arbolado entre los términos municipales de La Vall d'Alcalà y Vall d'Ebo, en La Marina Baixa. A última hora de la tarde, las llamas, avivadas por el fuerte viento y las altas temperaturas, se extendieron a una zona boscosa en La Vall de La Gallinera.

El fuego comenzó sobre las 14.40 en la partida de Las Rocas, en el monte de La Salona, entre los términos de La Vall d'Alcalà y Vall d'Ebo. Fuentes municipales apuntan a una quema de rastrojos como origen del fuego. No obstante, los bomberos ubicaron el foco inicial del incendio al borde de la cuneta de una carretera. El alcalde de La Vall d'Alcalà, Juan José Sendra, señaló que el fuego propagó por un solo foco, lo cual hacía pensar en que las llamas comenzaron por un "descuido o accidente" en una cuneta próxima a una carretera.

Al parecer este fuego de la Vall, bastante cerca de Dénia, lo provocó un desaprensivo que quemó rastrojos en el borde de una cuneta. Ya lo tienen localizado, espero que caiga sobre el todo el peso de la ley porque su broma ha quemado 500 hetáreas de monte verde y pudo haber costado vidas humanas como en otros incendios. Cuando nos vamos a concienciar de que no podemos hacer fuego por ningún motivo en verano? Los países mediterráneos cada verano se dejan un trozo más de su piel en incendios. Acabaremos muy mal.

Fiestas de las Santas Justa y Rufina

El fin de semana pasado tuvo lugar la festividad de las Santas Justa y Rufina, patronas de la alfarería. En la calle de mi madre hay una pequeña ermita dedicada a ellas, así que tuvimos a lo largo del fin de semana una pequeña fiesta con diversas actividades. El primer acto consiste en adornar la calle con luces, banderitas, tiras de papel y similares, amenizado por los cohetes que tiran mi hermano y vecinos con tal de que el resto del pueblo se enteren de que hay movida en la calle Alfarería. Fiesta y comilona son indisolubles en mi tierra, así que mis vecinos están en la calle a medianoche comiendo chocolate con buñuelos. Hay que tener una voluntad férrea para rehusar y mis carnes, bien lo sabes, son muy débiles ante la tentación. Por eso preferí no ir, más que nada porque aún quedaban tres días más de cena y no era cuestión de abusar.
El viernes por la noche los vecinos de la calle sacamos afuera las mesas para cenar juntos en buena armonía, cada familia a la puerta de su casa. Tras la cena, hubo un desfile de gigantes y cabezudos, detrás de los cuales marchan niños soplando “rossinyols” (“ruiseñores”), unos cacharritos de alfarería que, con la dosis correcta de agua y algo de fuerza en los pulmones, reproducen música más o menos estridente.
Era el primer año de Luna en la fiesta y fue la total protagonista. Con la llegada de mis primas de Petrer para cenar el sábado, como no la ven con frecuencia, la pequeña parecía la falsa moneda de la copla, que de mano en mano va y ninguno se la queda. Ahora que ya camina solita, necesita un vigilante permanente a su lado. A poco que nos descuidásemos, se dirigía a la zona donde la orquesta Iris amenizaba la velada. Nos ha salido marchosa la niña. Se lo pasó pipa en todas las actividades, excepto cuando tiraban cohetes, en eso me habrá salido a mí la criatura.
El domingo tuvo lugar la misa a las puertas de la ermita y a continuación la procesión por las calles del barrio (a la izquierda de las santas, mi hermana y detrás mi hermano. Seguidamente, a cenar de nuevo, pero, venciendo la tentación, me marché por no pecar tanta noche seguida.

miércoles, 22 de julio de 2009

Cultura deniega 7.000 euros para arreglar un puente romano por falta de fondos


El Pont de l'Arc de Agost mantendrá su fisonomía actual pese a que se encuentra en un pésimo estado de conservación. La Dirección General de Patrimonio Cultural Valenciano, dependiente de la Conselleria de Cultura, rechazó ayer conceder una subvención de poco más de 7.000 euros al Ayuntamiento para rehabilitar este puente romano. El motivo de la desestimación, tal y como se detalla en la resolución del organismo, es su "falta de disponibilidad presupuestaria", según se recogió en el Diario Oficial de la Comunidad Valenciana (DOCV) de ayer.


El alcalde de Agost, Antonio Pérez, mostró su malestar al enterarse de la noticia y advirtió de que la infraestructura "terminará cayéndose". "Hace muchísima falta rehabilitarlo, porque se trata de un puente por el que pasa muchísima gente que se encuentra en muy mal estado", añadió. El primer edil apuntó además que en caso de haber logrado esa ayuda, toda la estructura se habría remozado: "Queríamos pavimentar la zona alta, habilitar una nueva pasarela para cruzar la rambla y restaurarlo íntegramente". El primer edil subrayó además que en caso de que los técnicos de la Conselleria hubiesen visto el puente, la subvención se habría concedido. "Sólo hay que verlo para darse cuenta de lo mal que está", concluyó. Minutos después de conocer la desestimación, Pérez se puso en contacto con la diputada socialista María Teresa Carbonell para tratar de lograr la subvención a través de la Diputación Provincial.


Mejor suerte ha corrido La Torre de les Maçanes. La localidad ha sido una de las 10 de toda la Comunidad que sí ha obtenido una ayuda para restaurar instalaciones de interés patrimonial. En concreto, La Torre recibirá 22.057,48 euros para recuperar el lavadero de la Font Major. El concejal popular Cristóbal Sala apuntó ayer que el proyecto contempla la "rehabilitación total" de esta antigua balsa con losas junto al río que antaño servía para lavar la ropa. "En la actualidad está enterrada y lo que pretendemos es recuperarla para el disfrute del pueblo", apostilló. Benissa es la otra localidad alicantina que también ha contado con el beneplácito del Consell. Este municipio de la Marina Alta percibirá 30.000 euros -la máxima cantidad concedida por Cultura- para dar un lavado de cara al Molí del Quisi.


Curiosamente, los dos únicos ayuntamientos alicantinos que han obtenido la ayuda están dirigidos por alcaldes del PP. Y del total de 10 consistorios de la Comunidad que han recibido dinero este año, sólo uno está liderado por el PSPV (Almedíjar). Los otros nueve, con los dos alicantinos incluidos, son "propiedad" del PP (Llíria, Cullera, Serra d'en Galcràn, Torrent, Artana, Fuentes de Ayódar, Palanques, La Torre de les Maçanes y Benissa).


martes, 21 de julio de 2009

La frase del año


Esta frase me ha llegado por e-mail. Dicen que su autor es un ganador del Nobel en Literatura, pero no especifican quién. Sea quien fuere, el hecho es que nos obliga a reflexionar, ¿no os parece?

'En el mundo actual, se está invirtiendo cinco veces más en medicamentos para la virilidad masculina y silicona para mujeres, que en la cura del Alzheimer. De aquí algunos años, tendremos viejas de tetas grandes y viejos con pene duro, pero ninguno de ellos se acordará para qué sirven'.

LA CIMA DEL MUNDO I

* En Dubai corre una leyenda urbana: en lo alto del inmenso rascacielos que están construyendo, hay un hindú que no baja desde hace año y medio, pues no le trae cuenta subir y bajar continuamente. Esperemos que sólo sea eso, una leyenda.



LA CIMA DEL MUNDO


Era mejor mirar al horizonte por la noche. Si lo hacía durante el día corría el riesgo de marearse y, por lo tanto, caerse. Y ante todo, no debía caerse. Ésa era una de sus pesadillas más recurrentes: el traspiés, el salto por la barandilla y luego el interminable descenso a lo largo de la magnífica estructura de cristal, acero y soberbia humana.
Muchas veces, cuando yacía empapado en soledad y sudor tras despertarse, se había preguntado cómo sería. Lo imaginaba espantoso, como planear sobre el infierno de Shiva: el aire ardiente oprimiendo el pecho del condenado, impidiéndole respirar, la percepción de la eternidad en millones de instantes fugaces como granos de arena lanzados a presión contra su rostro… Comparada con esa agonía, el horror final, el cataclismo portador de oscuridad, no era nada.
Por eso era necesario que recordase: no mirar el horizonte de día. Pese a que llevaba allí arriba algo más de año y medio, no acababa de acostumbrarse. El contraste entre la minuciosa atención que exigían los circuitos en los que trabajaba, un mundo minúsculo que ofrecía orden y definición en cada uno de sus elementos, y la desintegración de la mente en la cambiante y temblorosa nada del desierto, aún era demasiado para él. Las atestadas callejuelas de Bombay no le habían preparado para esto. Ni, desde luego, para la soledad absurda y desquiciante que no le quedaba más remedio que padecer.
Pero aguantaría. Lo estaba haciendo bien. Cada día, al despuntar el sol, más o menos hacia las seis de la mañana, se levantaba del camastro que se había preparado con una colchoneta y unas mantas, pues al llegar la noche hacía frío y en esta parte del rascacielos aún no habían puesto las enormes cristaleras, hacía sus necesidades en el retrete portátil que habían subido expresamente para él, desayunaba frugalmente, y se enfrascaba en su trabajo hasta que la noche le traía alivio y descanso. Doce horas, sin contar la pausa para comer y un cigarrito a media tarde.
Cualquiera podría pensar que, dado que estaba completamente solo las veinticuatro horas del día, los siete días de la semana y las cincuenta y dos semanas del año, bien podía tomárselo con más calma, descansar más horas. Quienquiera que lo pensase no se había pasado ochenta semanas en la punta del rascacielos más alto del mundo sin más compañía que sus herramientas de electricista, el ordenador portátil mediante el que recibía las constantes instrucciones del ingeniero jefe de sección, y sus miedos. Sólo podría descansar cuando, finalmente, completara el trabajo que se había comprometido a realizar, que nadie más quería hacer, y por el que le pagaban la astronómica cantidad de mil dirhams (=500 E) al mes. ¿En qué otro sitio de Dubai, por no decir de su India natal, encontraría un sueldo mejor? Por lo tanto, el día más feliz de su vida sería aquel en el que volvería a subirse al montacargas, descendería los setecientos pisos que le separaban del suelo salpicado de maquinaria, y recogería la prima de tres mil dirhams que le habían prometido como gratificación extraordinaria por fin de obra.
Y era realmente extraordinaria. Con ese dinero podrían pagarle los estudios a Vandra. La beca que su hijo había conseguido no era suficiente, pese a que le había abierto las puertas de la Universidad de Bangalore, la ciudad sagrada de los sabios que conocían los secretos de los ordenadores, esas máquinas mediante las cuales se gobernaba ahora el mundo, como el ingeniero jefe le mandaba ahora a él sin tener que subir allí arriba más que una o dos veces al año, para comprobar que todo estaba correcto.
Así eran las cosas. Él no se quejaba: de esta manera, al menos, su hijo tendría la oportunidad de ser uno de los que conocían los secretos, de los que mandaban a distancia. Exactamente tal y como él fue el primero de su familia que no se partió el espinazo en los campos, sino que fue enviado, gracias al inmenso sacrificio de sus padres y la ayuda de un pariente rico, al Instituto Politécnico donde estudió la electricidad. Sí, tenía sentido: del campo, a Bombay, de Bombay a Dubai, y de Dubai, a Bangalore, directos al futuro. Cada generación se proyecta a través de la siguiente, buscando un medio de romper la rueda de la miseria eternamente reencarnada.
Así que, para no perder el rumbo ni perderse a sí mismo en aquellas tórridas alturas, se obligaba a seguir un estricto horario, a rezar a sus dioses cada día en el pequeño altar que había dispuesto junto a su camastro y a mirar el horizonte sólo por las noches, cuando la lejana línea de dunas montañosas era un trazo apenas vislumbrado y lo único que importaba eran las estrellas, tan cercanas a él como las luces que brillaban en el distante suelo. De hecho, en el punto en el que la ciudad se prolongaba hacia el horizonte, el cielo y la tierra se confundían en un único lecho oscuro cuajado de brillantes guijarros. Era un espectáculo hermoso, grandioso… y, de entre todos los mortales de la Tierra, él era el único que podía apreciarlo.
Un día, la pantalla del portátil se apagó.
No se dio cuenta hasta que, finalizada la pausa para comer, se acercó a la pantalla para comprobar si había instrucciones nuevas. Había terminado todo el cableado de las antenas, algunas de ellas conectadas directamente a satélites, según le habían dicho. Por lo menos, la parte que le correspondía a él, ya que tendrían que ir embutidos en la hermosa aguja de fibra óptica que sería el remate del edificio, y ese trabajo lo tendrían que hacer obreros especializados, parte de ellos colgando de arneses que a su vez penderían de helicópteros. Una obra maestra de trabajo de ingeniería en condiciones de alto riesgo. Así era todo en Dubai; la palabra “imposible” había sido desterrada a golpe de dinero y de genio.
Pero la pantalla estaba apagada. Negra. Por primera vez en tantos, tantos días.
Durante unos minutos no pudo hacer otra cosa que mirarla, incapaz de imaginar qué podría haber pasado para que el único vínculo que le unía al mundo, aparte del montacargas, se hubiera roto.
De modo que esperó, seguro de que, de un momento a otro, el cristal líquido volvería a iluminarse, cobrando vida de nuevo. Sabía que no había fallado ningún cable, ninguna conexión. Conocía el cableado y la estructura del sistema eléctrico, diseñado de tal manera que no se interrumpiera ni en medio de un terremoto, así que no era un fallo interno.
No supo a ciencia cierta cuántas horas pasaron. El sol se acercó de nuevo al inestable borde del mundo conocido mientras el viento procedente del desierto agitaba las palmeras de las avenidas en las que reinaba el lujo y removía el lujuriante follaje de los jardines en las mansiones de la otra palmera, la gran isla artificial construida en las aguas que bañaban la costa de esa tierra prometida. Él no podía verlo, pero, cerrando los ojos, sentía cómo se mecía el edificio al compás de las ráfagas de aire cálido, y su mente descendía hacia ese suelo que no pisaba hacía tanto tiempo y por el que sentía una repentina e inexplicable añoranza según transcurrían los minutos sin que la pantalla, inmóvil y burlona, volviera a encenderse.
Se levantó con movimientos lentos y medidos del suelo donde había estado sentado. Poniendo un pie delante del otro con el mismo exquisito cuidado, se acercó al borde del edificio, protegido del vacío mediante una delgada barandilla provisional. Inspiró hondo y se asomó.
No había más que unas pocas luces allí a lo lejos, en la base del edificio; tan diferente a la constelación que habitualmente bullía, reflejando el trabajo que no se interrumpía jamás. Ahora, sólo había oscuridad. Las máquinas habían parado.
Espera. Sí que había luces, pero eran diminutas y parpadeantes e iban de aquí para allá sin orden ni concierto. Ahora, aparecen otras más potentes, que se dirigen hacia las pequeñas y erráticas. Es difícil decirlo, pero parece que el viento trae gritos. Gritos de hombres acompañados por sonidos secos y sordos. Los débiles puntitos se dispersan y se apagan, uno a uno.
Cuando ve que su visión se vuelve borrosa, se yergue lentamente sin separarse de la barandilla, a la que se aferra con tanta fuerza que sus manos callosas le duelen. No se vuelve ni siquiera cuando oye un lejano y acompasado jadeo.

LA CIMA DEL MUNDO II


Alguien está subiendo. Por las escaleras.
Transcurre una era geológica completa cuando por fin el jadeo da paso a una figura, que se apoya pesadamente en el umbral para recuperar el aliento. No puede verlo, pues está de espaldas a él, pero esta noche no necesita los ojos, los oídos, ninguno de sus sentidos. Aun así, está tan abierto al universo, que el conocimiento penetra en él, lo quiera o no.
- He venido a buscarte, Chandra – dice la figura – Soy Ismail, Ismail Rachpatan, no sé si te acordarás de mí. Estuvimos juntos hace dos años, entre el piso trescientos y el quinientos veinte.
Se acuerda. Por supuesto que se acuerda. Fue uno de los últimos contactos asiduos que tuvo antes de quedar aislado en la cima. Un paquistaní con malas pulgas, pero buen trabajador. Pero no se vuelve hacia él. Precisamente porque ha sido compañero de ese hombre quiere ahorrarle la vergüenza de que vea las lágrimas que se huelen en su voz.
- Chandra, no sé cómo explicarte esto, yo mismo apenas lo entiendo… Ni entiendo cómo hemos aguantado como perros todo este tiempo – se para el tiempo suficiente para ahogar un sollozo y reúne fuerzas para continuar – Primero nos dijeron que el consorcio… que las empresas… bueno, como quiera que se diga; que los jefes estaban pasando apuros de dinero, pero que continuáramos con la obra, que ya lo solucionarían. Nosotros les creímos. Hasta ahora siempre nos habían pagado. Eso fue hace casi cinco meses… cinco meses sin sueldo. Nos las hemos arreglado como hemos podido, confiando siempre en las promesas que nos hacían. Seguid, nos decían, los jefes lo arreglarán todo; además, nosotros estamos a medio sueldo, todos estamos en el mismo barco… En el mismo barco. Que Alá confunda sus lenguas mentirosas. No te avisamos porque pensábamos que las cosas se arreglarían y que todos cobraríamos lo que se nos debía. Y ahora…
Le cuesta hablar cada vez más. Por lo visto, lo que tiene que decir es aún peor. De alguna manera, él lo presiente, y quisiera arrancarse las orejas para no poder oírlo.
- Chandra… lo hemos sabido hoy. La empresa está en quiebra y no va a pagarnos. Por lo visto, uno de los jefes ha huido con el dinero que quedaba a uno de esos sitios donde la ley no puede perseguir a los estafadores. Un paraíso fiscal, creo que lo llaman. ¿Sabes cómo nos hemos enterado? Porque han cortado la luz. Deben un montón de dinero a la compañía eléctrica. Y luego, uno de los nuestros ha escapado de los barracones de los trabajadores y ha conseguido ponerse en contacto con su familia. Ya sabes que no nos dejan mandar ni recibir cartas desde hace unos meses, y mucho menos correos electrónicos de esos. Ahora sabemos porqué. Te acordarás que era obligatorio mandar el dinero a nuestras familias a través de la empresa; pues han estado desviándolo para utilizarlo en no sé qué operaciones de bolsa y lo han perdido. Desde hace varios meses no les llega nada. Sólo entonces, al enterarnos de eso, hemos protestado. No duró mucho, pues enseguida han enviado al ejército para que nos calle a base de mano dura. Pero lo que me quema es pensar que durante estos meses nos hemos quedado aquí, trabajando como perros. Pero está bien. Es lógico que nos traten como a perros, porque nos hemos portado como tales, sin levantar la cabeza cuando debimos haberles abandonado al primer impago. Y si nadie nos contrataba, tal como amenazaban cuando hablábamos de irnos, haberles cortado el pescuezo y al menos morir como hombres. Haberles rajado ¡¡¡así!!... y ¡¡¡así!!!
Los movimientos del hombre son convulsos, dominados por la rabia y la impotencia. Luego, se tranquiliza, respirando pesadamente, como si aún estuviera subiendo por la infinita escalera.
- Vámonos, Chandra – dice por fin – No sé si podremos encontrar otro trabajo, pues parece que está pasando lo mismo en la mayoría de los edificios que estaban construyendo, pero ya saldrá algo. Alá misericordioso proveerá. Lo importante es irnos de esta torre maldita.
No dice nada. Permanece, mudo, inmóvil, con la mirada perdida en el punto mágico donde se unen cielo y tierra, arriba y abajo en un único río que conduce a la salida de la rueda, al fin de las reencarnaciones, a la bienaventuranza. Apenas percibe cuando, con un sonoro suspiro, el hombre da media vuelta y comienza a descender.
Él no bajará. No ha terminado aún su trabajo, así que no descenderá por el montacargas. “Bueno, piensa confusamente, ahora el montacargas no funciona, así que tendría que hacerlo por las escaleras”. Setecientos pisos, miles de escalones, millones de golpes en su corazón. No, no pasará por eso.
Al contrario, él ascenderá. Más alto aún de lo que ya estaba, porque siente tan cerca el cielo estrellado que puede tocarlo con los dedos. Además, el mundo ha dado un vuelco sobre sí mismo y de repente se ve incapaz de diferenciar arriba y abajo. Al fin y al cabo, ¿qué importa? Lo único que importa es escapar, escapar de la rueda, escapar de lo que encontraría si regresara a Bombay, donde su mujer enferma y su hijo lleno de esperanzas han quedado abandonados a su suerte. Adiós a Bangalore, adiós al futuro.
Encaramado justo en el borde de la frágil barandilla, ahora el viento le envuelve. Su cuerpo se mece junto con el edificio que ha sido su mundo durante tanto tiempo. Llegó el momento de conocer otros espacios.
Es hora de fundirse con el horizonte.

Déjame entrar


Sinopsis:
Con doce años, proveniente de una familia disfuncional y sometido a abusos diarios por parte de un grupo de compañeros de clase, Oskar acaba de comprender que la vida puede ser maravillosa pero que a él le ha tocado sufrir la parte más oscura de la existencia. Una noche, Oskar conocerá a su nueva vecina, una pálida niña que oculta un terrible secreto. Basada en la novela Déjame entrar, de John Ajvide Lindqvist, la cinta del sueco Tomas Alfredson se convierte, con su elegancia, pasión y sobriedad, en toda una clase magistral de cine fantástico. Una delicatessen que conmueve y sobrecoge.


Guste o no, se trata de una película diferente. La nieve es un personaje más que marca la vida de unas personas acostumbradas a estar encerradas, donde el clima les ha curtido un carácter frío (yo no podría vivir en un sitio así), con diálogos casi inexistentes y donde prácticamente ni se miran a los ojos.En este panorama tan helado se construye una historia de amor entre dos preadolescentes de 12 años, ella vampiro y él un niño extremadamente tímido y maltratado por sus compañeros de clase. El ritmo de la narración es pausado pero tremendamente intenso, y deja pasmado al espectador por la dureza de sus imágenes y al mismo tiempo por su ternura y sensibilidad. No busquéis en esta película la lagrimita fácil. Esto no es Hollywood, es Suecia. Cuando acabó la película, no tenía muy claro si me había gustado o no. En contra, la exasperante lentitud de algunas escenas y lo gore de otras; a favor, la visión seria y nada edulcorada de los vampiros, esos seres que no encuentran su sitio.

lunes, 20 de julio de 2009

Nueva recomendación desde Rusia para que no se viaje a España

El jefe del Servicio Epidemiológico de Rusia, Guennadi Oníschenko, ha vuelto a recomendar a los rusos no viajar a España debido a que continúan registrándose nuevos casos de gripe A en ese país.

"He tenido que advertir, a disgusto tanto para el ministerio de Asuntos Exteriores como para la parte española, de que España nos continúa preocupando. Lamentablemente, mis pronósticos más sombríos se confirman", ha declarado Oníschenko en una rueda de prensa.

Ha subrayado que de los nueve casos oficiales registrados en Rusia, tres corresponden a personas que habían estado en España, mientras que otras cinco personas que regresaron de ese país se encuentran bajo observación.

Y yo le digo a este Oníschenko: pero melón, que no te enteras que la gripe A es una pandemia, esta extendida por todo el mundo, no se puede parar y se puede coger donde menos te lo esperes.

Hortera


Nunca me ha caído bien la Cristina Tárrega: ella se cree que se come el mundo cuando en realidad es una creída, verdulera y hortera. Con este modelito se lleva la palma, tal vez ella se vea provocativa pero es para llorar...

El canalla sentimental


Sinopsis:

Ridículo, brillante, divertido, impredecible, gamberro, canalla, ocurrente, temible, real, el protagonista de esta novela es el ser más contradictorio que imaginarse pueda. Un ser caprichoso que se ríe de sí mismo y que no está dispuesto a callarse por vergüenza, un chico grande, famoso por su descaro: Jaime Baylys. Esta es su novela más divertida y sincera.

Me ha encantado la última novela de Jaime Bayly. Por si no os suena el sujeto, es el equivalente peruano a Boris Izaguirre, al que por cierto alude en el libro con afecto y admiración, además de recordar que se dieron un beso en los morros en un programa de TV. Aquí no es muy conocido pero en Latinoamérica es un astro televisivo. Tengo un par de libros suyos y habré leído otros tantos que se hallan en la biblio local.

Bayly domina también el medio televisivo, es entrevistador por interés pecuniario según confiesa. Provocador, perezoso, romántico, infiel, vanidoso, coqueto... Contada en primera persona, el protagonista es Jaime Baylys (la “s” final es la única diferencia con su propio nombre), un hombre en la cuarentena que cuenta su vida. Vive en Miami donde hace un programa de televisión. La relación con Martín, su novio argentino y el único hombre del que ha estado enamorado, no es fácil, pero no quiere perderlo. Debe recorrer miles de kilómetros cada semana para ver a sus hijas, Camila y Lola, a las que adora sin condiciones. Su ex, Sofía, no termina de aceptar su bisexualidad. Su familia se escandaliza ante su exhibicionismo. Su ex suegra lo quiere matar. Él los ama a todos y lo escribe todo, es su manera de quererlos. Si algún día me topase con él, dudaría si saludarlo o no pues el tío convierte cualquier circunstancia de su vida, por mínima que sea, en materia literaria. Sin el menor pudor.
Bayly nos cuenta, con cruda sinceridad, su día a día más actual sin omitir faltas ni pecados, suyas y de los suyos, a modo de diario novelado. Las numerosas historias breves que componen este libro están todas perfectamente cerradas e intercaladas con inteligencia, talento, destreza narrativa y brillante sentido del humor llevando al lector constantemente del lado canalla de Bayly a su lado sentimental.

Cine de verano


Una noche llevamos a Juanfra al cine La Esperanza de San Vicente. En los meses estivales se convierte en cine de verano al aire libre. A mi amigo le encantó reencontrarse con el cine de su infancia donde poder comer pipas, por ejemplo. Además de las sillas de plástico, se encuentran algunas mesitas, que sin duda han visto tiempos mejores, que la gente usa para extender sobre ellas su cena, sean bocadillos e incluso fiambreras, junto a toda clase de chucherías dulces y saladas.

Fuimos a sentarnos al lado de una paisana y casi tocaya mía, mi amiga Mari Conchi, a la que veo menos desde que se casó y se mudó a San Vicente. Allí estaba con su marido y sus dos retoños que se portaron de maravilla en comparación con algunos niños que no paraban de corretear, chillar y molestar mientras que sus padres, tan tranquilos, les permitían tales desmanes sin importarles que la gente les chistase pidiendo silencio. Menos mal que la película me interesaba más bien poco: Transformers 2: la venganza de los caídos, que ya os comenté.

40º aniversario de la llegada a la Luna

Hace 40 años, el 20 de julio de 1969 (madrugada del 21 para España), tres astronautas desembarcaban en la Luna tras un largo viaje de cuatro días. Con este hito, EE UU se adelantaba a la URSS en la carrera espacial que habían mantenido durante aquella década.

Los dos elegidos para hollar el satélite fueron el comandante Neil Armstrong, de 38 años, y Edwin Buzz Aldrin, de 39 años. Uno entró en la historia como el primer ser humano que pisó la Luna y el otro, al menos, dio nombre al personaje de Toy Story Buzz Lightyear. El tercer astronauta de la misión, Michael Collins, de 38 años, quedó relegado a un injusto tercer plano porque no descendió a la superficie y se mantuvo orbitando.

La misión de Collins, aunque pueda parecerlo, no era secundaria. El Apollo 11 estaba diseñado como una nave de tres módulos: el de mando, donde viajaban los astronautas y que estaba pilotado por Collins; el de servicio, que albergaba los motores, el combustible y el oxígeno; y el lunar, conocido como Eagle, que se separaría de los otros cuando el Apollo estuviera en órbita y descendería a la superficie con Armstrong y Aldrin, que era su piloto.
Seguro que aquellos tres astronautas descansaban más tranquilos sabiendo que se había desestimado uno de los planes pensados para llegar a la Luna: el que pretendía dejar un hombre allí sin posibilidad de volver hasta que la tecnología permitiera construir un vehículo para hacerlo; sería abastecido por sondas no tripuladas. En la NASA, aquella fórmula se conocía como la del "pobre abandonado".

El mundo entero tenía los ojos puestos en aquellos tres hombres: se calcula que una quinta parte de la población de la Tierra en esa época (600 millones de personas) siguió aquel hito aeroespacial por televisión. Un millón de personas se desplazaron a la costa de Florida para ver el despegue en directo, entre ellos celebridades de la talla de Charles Lindbergh, uno de los grandes artífices de la carrera espacial, Lyndon B. Johnson, o uno de los visionarios de este tipo de viajes, Hermann Oberth.

http://www.20minutos.es/noticia/480610/0/aniversario/llegada/luna/
Yo era muy pequeñita, así que no os puedo decir qué estaba haciendo entonces. De lo que sí me acuerdo, pasados los años, es de la convicción de mi abuelo Luis que se murió totalmente seguro de que el hombre no había pisado la Luna, que aquello fue todo mentira. Y eso que no estaba al tanto de la conspiración que sostiene que lo filmó Kubrick.