miércoles, 26 de agosto de 2015

Operación U.N.C.L.E.




Sinopsis:
Con el telón de acero de fondo en plena Guerra Fría, Operación U. N. C. L. E. sigue a dos agentes, Napoleon Solo, de la CIA; y el agente Illya Kuryakin del KGB, que se ven presionados a limpiar las asperezas que existen entre ambos para embarcarse en una misión conjunta.
Tienen como objetivo poner punto y final a una misteriosa organización criminal internacional que pretende desestabilizar el equilibrio resultante de la difusión de armas y tecnología nuclear, pero la única pista que tienen es la existencia de la hija de un científico alemán que está en paradero desconocido y que es la clave para poder infiltrarse en dicha organización.
El tiempo corre en su contra y deben hacer todo lo posible para evitar una catástrofe mundial.



Es una recreación amable de la guerra fría basada en una serie de televisión de la que sólo recuerdo el apelativo de Napoleón Solo. Junto a las escenas de acción, lo que más se disfruta es el humor, a veces sutilmente británico, otras un poco negro, y otras tremendamente descacharrante. Es muy divertida, ideal para pasar un rato agradable. 

La estética es una delicia: los modelitos de los años 60, con tendencia a acortar la tela como a agradar los complementos, pendientes tamaño arrancaorejas y pestañas postizas capaces de producir un huracán con un abrir y cerrar de ojos. Los hombres, bien trajeados o de sport, demasiado tapados para mi gusto. Destaca la química entre Armie Hammer (muy alto y bastante guapo para ser rubio) y Henry Cavill lanzándose pullitas y rivalizando en donosura. Como contrapunto maduro, la presencia de Hugh Grant. 

Prueba de que no me mueven instintos básicos a la hora de ensalzar la película, diré que Pedro también se lo pasó pipa y ya se apuntó a la futura secuela. Porque la habrá, no os quepa duda. Y, a pesar de salir tan repeinado, qué guapísimo es Henry Cavill. Mi agradecimiento a mi sobrina que me habló de él en cuanto lo vio en Los Tudor.


2 comentarios:

carolina dijo...

¡¡Eso sí que es un agente secreto, y no Anacleto!! Mare mía, oh my God, quel gamine, etc., etc.

Sonia dijo...

Ay, Suffolk...