sábado, 31 de diciembre de 2016

La amiga estupenda




Sinopsis:
Con La amiga estupenda, Elena Ferrante inaugura una tetralogia deslumbrante que tiene como telón de fondo la ciudad de Nápoles a mediados del siglo pasado y como protagonistas a Lenù y Lila, dos jóvenes mujeres que están aprendiendo a gobernar su vida en un entorno donde la astucia, antes que la inteligencia, es el ingrediente de todas las salsas.

La relación a menudo tempestuosa entre Lila y Lenù viene acompañada de un coro de voces que dan cuerpo a su historia y nos muestran la realidad de un barrio pobre, habitado por gente humilde que acata sin rechistar la ley del más fuerte, pero La amiga estupenda está lejos del realismo social: lo que aquí tenemos son unos personajes de carne y hueso, que nos intrigan y nos deslumbran por la fuerza y la urgencia de sus emociones.

Con tanto tiempo libre, he podido leer un libro que me dejó una alumna. Se trata de La amiga estupenda, de la italiana Elena Ferrante. Bueno, no sé si es italiana o italiano porque se trata de un seudónimo. Lo que tiene bemoles es que es el primer tomo de una tetralogía nada menos. Me pregunto si los autores de hoy en día no saben escribir una historia que ocupe un volumen nada más. Por supuesto, la historia acaba de manera intempestiva para que el lector siga consumiendo el resto de la colección. Mi alumna me ha dejado los otros tres libros pero no sé si tendré ánimos de terminarlos porque cada libro es más voluminoso que el anterior. 

La historia empieza en los años 50 de un Nápoles que mucho se parece a cualquier ciudad española de la posguerra. La amistad entre las dos niñas, que se extenderá en el resto de la colección, tiene matices cautivadores, aunque acompañadas de una pléyade de personajes cuyas relaciones acaban siendo un poco confusas. Menos mal que al principio hay una relación de las familias más importantes con cada uno de sus componentes para que el lector pueda echar mano en caso de necesidad. Quizá la distancia me ha borrado la memoria, pero desde luego mi vida no era tan intensa cuando acababa de entrar en la adolescencia entre los 13 y los 16 años.

1 comentario:

Nina Peña dijo...

Jajaja, la mía tampoco Conchi!! Pero a mi me ha gustado mucho así que intentaré leer los otros libros. Opino igual que tú, con lo que a mi me gustan los libros gordos y tochos no sé porque se empeñan en sacar volúmenes cortitos y venga la trilogía... imagino que son recursos editoriales, puramente inducidos por las ventas. Lástima. No me imagino Los miserables en tres tomos, por ejemplo...Mi libro de El señor de los anillos es un tochazo increíble de tapas duras pegado con cinta americana en contra de los tres libros que sacaron a raíz de las películas. Se pierde el sabor de los libros pero se gana en comercialidad.